Ajuntament de Monistrol de Montserrat

Diumenge, 28 de Maig de 2017
Dades meteorològiques     
Màxima -ºC   Mínima -ºC   Informació meteorològica
Cercador Accessibilitat Mapa web Adreces Contacte
Vista general


Oficines Municipals

Horari d'atenció al públic:
De dilluns a divendres de 8h a 15h
Els dijous de 16,30h a 19,30h
Del 15 de juny al 15 de setembre:
de dilluns a divendres de 8h a 14h (Horari d'estiu).

Pl. de la Font Gran, 2
08691 Monistrol de Montserrat

T. 93 835 00 11
F. 93 828 41 63
NOTÍCIES  

Historia del futbolin

12/03/2005En Noviembre de ese año Finisterre quedo sepultado en uno de los bombardeos de Madrid, logro ser rescatado y fue evacuado a Valencia desde donde se le traslado a un hospital de sangre instalado por la Generalitat de Cataluña en la colonia de Puig, un lugar de veraneo cercano a Montserrat que aun se conserva en pie, aunque muy deteriorado. Sus instalaciones habían sido incautadas para recibir a ancianos, niños y heridos, a los que se trataba de ofrecer alguna distracción.

Finisterre tenía entonces 17 años, y la suficiente capacidad de iniciativa como para aportar su granito de arena. En un principio, de manera muy modesta: se limitaba a pasarle las partituras a una enfermera que tocaba el piano, y de la que andaba enamoriscado. Pero como le daba mucha vergüenza estar allí cambiando hojas delante de todos en las veladas artísticas que organizaban, pensó en comprar un pasa hojas mecánico en su próxima visita a Barcelona. Para su sorpresa, tal aparato no existía y tomo la decisión de inventarlo. Convenció a un carpintero de Monistrol para que fabricara un prototipo que el mismo diseño, y se dispuso a probarlo en uno de esos conciertos. Todo el mundo asisto con gran expectación, no tanto por la música como para ver como cumplía su misión aquel artefacto que accionaba unas pinzas móviles mediante un pedal de pie. Funciono. Tan bien funciono que en 1948 vio en un escaparate de Paris un pasa hojas idéntico. Puesto en contacto con el fabricante, resulto ser el suyo , y mediante la asesoria jurídica de la Asociación Internacional de Refugiados logro que le pagaran una cifra respetable, que le permitiría viajar a América e instalarse en Ecuador, donde fundaría la revista de poesía Ecuador 0º 0’0’’, que editaba en Londres Waterlow & Sons.

Pero no adelantemos acontecimientos: nos encontramos en la España de 1937, y el joven Finisterre esta en plena fiebre inventora, con la complicidad de un hábil carpintero de Monistrol. Es entonces cuando el encargado de la colonia le encomienda el cuidado de los niños, y organiza la escuela según las pedagogías anarquista de Ferrer Guardia. Pronto se da cuenta de que a los niños les interesa más el fútbol que el esperanto. Cuando hacia buen tiempo no había problema de jugar al aire libre, pero cuando llovía solo podían hacerlo en los salones del Hotel Marcet y allí lo rompían todo, estaba ante un reto digno sucesor de la pasa hojas mecánico.

Coincidió con una racha de reivindicación de los juguetes. En un principio la guerra dejo a todos los niños sin ellos, ya que sus artesanos y materias primas habían sido desviados a las actividades bélicas y algunas de las fábricas mas renombradas, como las de Paya, tuvieron que dedicarse a producir espoletas y municiones. Otro de los problemas añadidos en le bando leal era sustituir una fiesta tan arraigada como los Reyes Magos por otra de contenido republicano. Pero a la larga se comprobó que ni siquiera que una guerra podía hacerse sin juguetes y en el año 1937 se empezaron a recuperar. Pocos eran específicamente bélicos, a excepción de un miliciano que levantaba el puño, aunque si proliferaron los recortables, algunos tan espectaculares como " Diorama de la Batalla de Madrid”.

En estas circunstancias invento Finisterre el futbolín y fabrico con su amigo el carpintero el primer modelo, y lo patentó en Barcelona, en el que los futbolistas eran de madera de Boj, un material que permite todo tipo de efectos y sutilezas cuando la pelota es de corcho aglomerado. Aquello fue mano de Santo: La chiquillada se volcó sobre el nuevo juguete, dejo de romper cosas y hasta los niños mutilados, podían participar y, a menudo ganar.

Cuando se instalo en Guatemala en 1952 tras su aludido viaje a América, Finisterre perfecciono el futbolín hasta lograr una autentica obra de arte, con barras telescópicas de acero Sueco y mesa de caoba de Santa Maria, la mas fina del mundo. Dada la habilidad y delicadeza de los indios para la juguetería, Guatemala era un lugar idóneo que ofrecía, además, embarques a los océanos Atlántico y Pacifico y estaba cerca de un centro de comunicaciones tan importante como el canal de Panamá. Ello le animo a otras innovaciones, como las cajas de música y el baloncesto de mesa, con una pelota con aplicaciones metálicas que permitían la atracción por magnetismo.

Pero cuando el futbolín ya empezaba a venderse bien en Centroamérica, Castillo Armas invadió Guatemala y Finisterre por su militancia izquierdista y la competencia que hacia el negocio al monopolio estatal de maquinas tragaperras. Las mismas dificultades encontró en otros países: el futbolín pudo ser un gran negocio en Estados Unidos, pero para ello habría que haber tenido que llegar a acuerdos con la mafia. En cuanto a México, donde se instalo en 1956, fue pirateado de inmediato sin posibilidad de control de royalties, por lo que decidió dedicarse a la edición de libros de arte y la obra de los exiliados.

Fue axial como empezó a publicar a León Felipe, a quien había reencontrado allí. Y cuando regreso a España en los años 60 se encontró con la sorpresa de que el país estaba lleno de futbolines. Aunque el no sabia que por entonces, su prototipo de la colonia Puig había conocido una fulminante expansión en plena guerra civil, y los fabricantes Valencianos lo habían convertido en la posguerra en el juego nacional por excelencia. Su invento, que había nacido en un hospital de sangre y en otros países, se utilizaría para que los niños recuperasen reflejos y movimientos, se jugaba en la España del gol de Marcelino a Rusia con una contundencia que rayaba ensañamiento.

Finisterre no pudo por menos de asombrarse de la transformación sufrida por algo que el había concebido como algo lleno de matices a base de jugadores de madera y una pelota de corcho y que a.C. habíamos convertido en un intercambio de trancazos entre dos bandos de futbolistas de plomo y balones de marmolina. Quizás empezó a entenderlo todo mejor cuando recibió aquella citación del Tribunal del Orden Publico que le recordaba que no en vano había transcurrido una guerra. Se supone que era difícil ejecutar con delicadeza algo que, después de todo, era hijo de aquel conflicto, y cuyos jugadores (fundidos en un metal que había segado la vida de mas de un Español) algo tenían de soldaditos de plomo que pateaban aquellas bolas compactas como balas de cañón.

Fuente: Web: www.apressl.com


  tancar històric  

Diputació de Barcelona