Ajuntament de Monistrol de Montserrat

Dissabte, 23 de Setembre de 2017
Dades meteorològiques     
Màxima -ºC   Mínima -ºC   Informació meteorològica
Cercador Accessibilitat Mapa web Adreces Contacte
Vista general


Oficines Municipals

Horari d'atenció al públic:
De dilluns a divendres de 9h a 15h
Els dijous de 16,30h a 19,30h
Del 15 de juny al 15 de setembre:
de dilluns a divendres de 8h a 14h (Horari d'estiu).

Pl. de la Font Gran, 2
08691 Monistrol de Montserrat

T. 93 835 00 11
F. 93 828 41 63
NOTíCIES  

Jerez dedica una calle a Francisco Riba

20/06/2005La Junta de Gobierno Local ha aprobado el viernes la denominación de dos nuevos viales en Jerez con el nombre de calle Francisco Riba y calle Pintor Paco Toro. Se ubicarán en la barriada San Enrique y junto a la avenida de Arcos, respectivamente

REDACCIÓN. 17-06-2005

La Junta de Gobierno Local ha aprobado el viernes la denominación de dos nuevos viales en Jerez con el nombre de calle Francisco Riba y calle Pintor Paco Toro. Se ubicarán en la barriada San Enrique y junto a la avenida de Arcos, respectivamente, según se ha informado a DIARIO Bahía de Cádiz.

La primera de estas calles, que tendrá como entrada la Glorieta de la avenida de Arcos y la salida será por la calle Camarón de la Isla, ha sido dedicada al empresario de cine y teatro Francisco Riba Gabaldá (1890-1967) a petición de la Asociación Cultural jerezana Cine-Club Popular de Jerez, que en su día pidió al Ayuntamiento la concesión de una calle bajo este nombre por la dedicación de este hombre al mundo del espectáculo y su aportación, trayendo a Jerez a los mejores artistas.

Francisco Miguel Riba Gabaladá nació en Monistrol de Montserrat (Barcelona) el 3 de enero de 1890. Con veintitantos años emigra a Argentina donde conoce a Valeriana Fernández Sierra. A principio de los años `20 reúne sus ahorros y regresa a España con su familia con la idea de invertir en el negocio de las salas de proyección cinematográfica. Mientras tanto, se establecen en La Coruña, donde explota un pequeño hotel. Más tarde, conforme a su idea inicial, toma en arriendo un teatro en Zafra (Badajoz). Durante ocho años permanecerá en esta población extremeña y en este tiempo conoce a un joven oficial destinado en esta localidad, el teniente Pedro García-Pelayo y Trevilla. Este jerezano, perteneciente a una familia influyente, ayuda a Francisco Riba en el negocio de la empresa teatral llevando su contabilidad. Esta colaboración continuará en años posteriores, cuando Riba esté instalado en Jerez. De Jerez le trae la noticia de que el Villamarta, propiedad de Álvaro Dávila y Agreda, Marqués de Villamarta e inaugurado en 1928, está en esos momentos cerrado debido a los altos costes que representa su mantenimiento. Finalmente, Francisco Riba se desplaza a Jerez para entrevistarse con el Marqués de Villamarta, llegando a un acuerdo con él para arrendarlo durante dos años.

Con sus iniciativas y nuevas fórmulas de explotación consigue romper la racha en declive del Villamarta. Una vez finalizado el contrato de alquiler inicial, se plantea la posibilidad de la compraventa en 1.000.000 de las antiguas pesetas. A mediados de los años `30 su éxito es rotundo, lo que le permite adquirir la maquinaria más moderna y completa. Paralelamente, se hace con el arriendo del Salón Jerez, que es el primer cine que se construyó en la ciudad (1913). Incluso llega a extender su influencia a otras poblaciones de la provincia con el arriendo del Teatro Principal de Sanlúcar de Barrameda, y la puja por la contrata del Cine Municipal de Cádiz.

Después de la Guerra Civil, Francisco Riba comienza a adquirir solares para la instalación de “terrazas de verano”: en la calle Francos construirá el cine Astoria; en la calle Porvenir, el Cinema X. De una forma u otra, a partir de los años `40, por compra, arriendo o por asociación con otros pequeños propietarios de sala se irá haciendo también con el control de los cines de verano, montando una cadena de 12 de estas características: San Agustín, Santiago, San Telmo, España, Alcázar, Torresoto, Avenida, Olimpia, San Mateo,... La década de los `50 será una época de ampliaciones y de nuevas y mayores inversiones, pero en el plano personal sufrirá la perdida de su mujer.

Francisco Riba Gabaldá fallece el 20 de abril de 1967 y ninguno de sus cuatro hijos tuvieron el tesón de su padre para continuar con el negocio, y de esta manera fue languideciéndose la empresa.


Extret d’un article publicat a: www.diariobahiadecadiz.com

  tancar històric  

Diputació de Barcelona