Ajuntament de Monistrol de Montserrat

Dijous, 27 d'Abril de 2017
Dades meteorològiques     
Màxima -ºC   Mínima -ºC   Informació meteorològica
Cercador Accessibilitat Mapa web Adreces Contacte
Vista general


Oficines Municipals

Horari d'atenció al públic:
De dilluns a divendres de 8h a 15h
Els dijous de 16,30h a 19,30h
Del 15 de juny al 15 de setembre:
de dilluns a divendres de 8h a 14h (Horari d'estiu).

Pl. de la Font Gran, 2
08691 Monistrol de Montserrat

T. 93 835 00 11
F. 93 828 41 63
NOTÍCIES  

Gabriel Oliver, in memóriam

16/08/2006Con la implacable y trágica fuerza del destino, la Universidad de Barcelona acaba de perder a uno de sus más preclaros docentes. Somos muchos, a esta hora, los que nos resistimos a creer que Gabriel, en su Mallorca natal, y acompañado como siempre por la gentil María Jesús, ha elegido el descanso, la compañía grata, y ese saber vivir que siempre le adornó. Hoy son ya bastantes los relicarios que nos remontan al ejercicio de su cátedra de Filología, al desempeño siempre útil del decanato de Filología y de la presidencia de la división de Ciencias Humanas y Sociales; pero también entre el conjunto de los recuerdos que suscita esa brusca desaparición de Gabriel Oliver sobrenada en mi opinión esa conmovedora frase del recuerdo de la Cooperativa Universitaria Sant Jordi al que fue su presidente, Gabriel Oliver i Coll, en la que se dice "Que en paz descanse. Justo, bueno, respetable". Los elogios, por venir de quien vienen nos ayudan a perfilar la imagen adecuada de ese gran universitario.

En el día de hoy, cuando hace tan pocos días - el pasado lunes- cambiamos impresiones y también la promesa de vernos en los días placenteros de septiembre, no puedo dejar de recordar a mi amigo y compañero Gabriel Oliver en los primeros días de mi segundo rectorado - 9 de agosto de 1974- cuando trataba de constituir el equipo rectoral en circunstancias que nadie negará fueron difíciles. Me pareció imprescindible crear el vicerrectorado de estudiantes: creía llegada la hora del diálogo y también creí que nadie podría desempeñar el puesto como Gabriel Oliver, un hombre que podía exhibir - lo hizo pocas veces- la condición de expedientado, de encerrado en la Abadía de Montserrat con motivo del juicio de Burgos; un pasado reciente de quien, a la vez, pretendía conservar la autoridad y el resto a la institución. De muy pocas decisiones he estado tan contento como lo estuve del desempeño de un cargo que era inédito en las universidades españolas y que no ha sido removido en épocas posteriores.

Con Gabriel Oliver pudimos poner en práctica el mecanismo del diálogo, y ello a pesar de que el periódico (¿? ) llamado Solidaridad Nacional nos acusaba con términos fáciles de desmontar, pero propicios a la injuria: recuerdo que a Gabriel y a un servidor se nos hacía responsables (¿? ) de los menores desórdenes "ya que son unos expedientados los que ahora gobiernan la Universidad". Dejemos para más adelante una narración completa de unos tiempos difíciles que hombres de la talla de Gabriel Oliver hiciesen cada día más gratos y llenos del ambiente de promesas y futuro que hoy, no lo duden, acaba de perder a uno de sus más distinguidos valedores de una brillante universidad.

Publicat a La Vanguardia Edició Digital (31/07/2006)





  tancar històric  

Diputació de Barcelona