Ajuntament de Monistrol de Montserrat

Dimecres, 26 d'Abril de 2017
Dades meteorològiques     
Màxima -ºC   Mínima -ºC   Informació meteorològica
Cercador Accessibilitat Mapa web Adreces Contacte
Vista general


Oficines Municipals

Horari d'atenció al públic:
De dilluns a divendres de 8h a 15h
Els dijous de 16,30h a 19,30h
Del 15 de juny al 15 de setembre:
de dilluns a divendres de 8h a 14h (Horari d'estiu).

Pl. de la Font Gran, 2
08691 Monistrol de Montserrat

T. 93 835 00 11
F. 93 828 41 63
NOTÍCIES  

El ’suport genèric’

10/12/2004Supongo que ahora que cada ayuntamiento, cada consejo comarcal y cada diputación, además, también, de cada departamento de la Generalitat, tienen ya sus propios catálogos de libros, nadie se escandalizaría tan farisaicamente por eso. Pero en aquellos años fundacionales del marco autonómico, la reacción de los editores ante la política del libro que pretendía impulsar un conseller que había demostrado sobradamente su capacidad como editor consiguió arrancar al gobierno la decisión de que continuarían siendo sólo los editores los que decidirían qué editar y qué no.

Ahora parece que la Administración está tentada a decidir, aunque sea por delegación, lo que interesa o no interesa a la gente. Peligroso baremo éste, en cuestiones de cultura. El dirigismo populista puede ser tan o más nefasto que el dirigismo elitista. Y un apoyo a la edición condicionado por el aumento por arriba y por abajo de los topes en el número de ejemplares impresos no parece muy buena solución. Interesa a los grandes. Pero ¿cómo se justificaría una ayuda pública a lo que es ya comercial? Más sensata sería la ayuda a las ediciones de interés especial, a los libros de difícil comercialización, a los libros con voluntad de fondo, que no tienen por qué ser de inmediato consumo mayoritario.

Si se trata de discriminar, para adelgazar la abultada cifra de títulos actual, ¿quién o quiénes van a ser los encargados de tal cometido? Si de lo que se trata es de trasladar la responsabilidad de la selección de los títulos que tienen que ser adquiridos por la Administración a los profesionales de la biblioteconomía,como ahora son pomposamente titulados, es posible que se impongan criterios, por decirlo llanamente, de pura y simple audiencia.Porque si es la demanda mayoritaria de hoy y no la constitución de un fondo de referencia de interés permanente lo que acaba imponiéndose como criterio de selección...

Hay que valorar altamente la profesionalidad y la abnegación de los bibliotecarios y las bibliotecarias. Todos y todas -por decirlo en el redundante lenguaje políticamente correcto de hoy- merecen nuestro aplauso por su gran espíritu de servicio a la conservación y dinamización del libro -y del cómic- como instrumento de cultura. Pero no creo que sea bueno dejar en las manos exclusivas de este sector, como parece que se pretende, la selección de los títulos que han de beneficiarse de la ayuda pública.

El llamado suport genèric merece prorrogarse. Pero si se cree necesario establecer algún comité de expertos, aunque sea renovable periódicamente, dudo de que pueda garantizarse la imparcialidad a toda prueba que es de recibo en estos menesteres. El desinterés y la ecuanimidad en la selección son valores de tan difícil aplicación que lo mejor sería continuar dejando en manos de los editores la responsabilidad de editar. Pensando en el mercado, claro está, pero no sólo en el mercado.

Article publicat a La Vanguardia Edició Digital


  tancar històric  

Diputació de Barcelona