Ajuntament de Monistrol de Montserrat

Diumenge, 24 de Setembre de 2017
Dades meteorològiques     
Màxima -ºC   Mínima -ºC   Informació meteorològica
Cercador Accessibilitat Mapa web Adreces Contacte
Vista general


Oficines Municipals

Horari d'atenció al públic:
De dilluns a divendres de 9h a 15h
Els dijous de 16,30h a 19,30h
Del 15 de juny al 15 de setembre:
de dilluns a divendres de 8h a 14h (Horari d'estiu).

Pl. de la Font Gran, 2
08691 Monistrol de Montserrat

T. 93 835 00 11
F. 93 828 41 63
NOTíCIES  

50 años de Cavall Bernat

18/10/2004
"Los mejores escaladores habían intentado escalar esa pared sin éxito. Un día nos encontramos a dos de los mejores, Gómez y Santacana, sudados y desanimados después de intentarlo por enésima vez y fueron rotundos: Los 80 metros finales de lisa y fría pared de piedra eran infranqueables. Imposibles de escalar con el material de la época". Según Jordi Álvarez, con este desafío a lo imposible empezó a gestarse la ascensión al Cavall Bernat en su mente y en las de Jordi Ayats y Miquel Navarro, los tres miembros de la cordada pionera. Eran tiempos de cuerdas de esparto y espardenyes en lugar de los adherentes pies de gato actuales, así que Gómez y Santacana tenían razón. Con el material de la época era imposible subir. Sin embargo, las dificultades espolearon el ingenio de Álvarez, que inventó la pitonisa de expansión -pequeña pieza metálica que se clava en la pared y sirve para asegurarse mínimamente- con la que por primera vez era posible la ascensión.

Tras dos fines de semana probando la vía, finalmente Álvarez, Ayats yNavarro, acompañados por una cordada de apoyo y varios amigos a pie de vía, iniciaron su histórica escalada con los primeros rayos de sol del 17 de octubre de 1954. "Escalamos durante 14 horas seguidas con sólo un café y seis galletas en el cuerpo y pasamos más de la mitad del tiempo sin poder hablar con el compañero, así que nos comunicábamos estirando la cuerda porque el viento ahogaba nuestros gritos", recuerda Álvarez mientras describe la ascensión. Sus pitonisas de expansión funcionaron y permitieron que la cordada alcanzara la cima virgen al anochecer y completara la mítica vía Puigmal, que aún hoy en día está considerada una de las escaladas más comprometidas de Montserrat.

Sin embargo, pese a la importancia de su escalada, ninguno de ellos tenía la sensación de estar haciendo algo histórico. "Entonces sólo pensábamos en disfrutar, es ahora cuando vemos que fue algo importante", asegura Francesc Palau, quien formaba parte de la cordada de ataque pero no pudo asistir el día de la ascensión final. Tras medio siglo de escaladas juntos, Palau y Álvarez recuerdan con cariño su pasión por este deporte y explican la mentalidad con la que se enfrentaban a las montañas, que en muchas ocasiones rayaba la imprudencia. "No podías caer porque te matabas, así que íbamos con el total convencimiento que subiríamos. No teníamos la sensación de estar haciendo una locura, así que no éramos valientes; ahora las cosas han cambiado y el escalador ya no se la juega", explica Palau. Pese a que todos los que participaron en aquella escalada superan hoy los 70 años, continúan desprendiendo el mismo entusiasmo y la misma pasión que les ayudó a trepar los 260 metros del Cavall a sus 21 años. Y, por lo que reflejan sus palabras, aún les queda cuerda para rato: "Aún no hemos concretado el día, pero además de los actos del 50 aniversario, volveremos a subir el Cavall Bernat, aunque sea por una vía más fácil. Seguimos siendo los mismos, sólo que un poco más viejos", sentencia Álvarez.

Font: La Vanguardia Digital

  tancar històric  

Diputació de Barcelona