Ajuntament de Monistrol de Montserrat

Dimarts, 24 d'Octubre de 2017
Dades meteorològiques     
Màxima -ºC   Mínima -ºC   Informació meteorològica
Cercador Accessibilitat Mapa web Adreces Contacte
Vista general


Oficines Municipals

Horari d'atenció al públic:
De dilluns a divendres de 9h a 15h
Els dijous de 16,30h a 19,30h
Del 15 de juny al 15 de setembre:
de dilluns a divendres de 8h a 14h (Horari d'estiu).

Pl. de la Font Gran, 2
08691 Monistrol de Montserrat

T. 93 835 00 11
F. 93 828 41 63
NOTíCIES  

La última curva de Eric

18/10/2004"El circuito de Montmeló sólo sirve para los que tienen mucho dinero", dice un aficionado

Eric Pérez Vela murió con las botas puestas. "La moto era su sangre", afirman sus amigos y cuantos le conocían. Este joven de 23 años y vecino de Esplugues de Llobregat ha pagado muy cara esa desenfrenada pasión por las dos ruedas.

Eric falleció el pasado 28 de septiembre, dos días después de estrellarse en una curva con su moto contra la valla de la carretera que va de Manresa a El Bruc.

Paloma, novia de Eric, fue testigo del trágico accidente. La pareja había salido a primera hora de la mañana de excursión con la moto, como hacían muchos fines de semana. Destino: la carretera BP-1101, que une las comarcas del Bages y Anoia. Eric conocía, al parecer, palmo a palmo los seis o siete kilómetros de esa vía preferidos por los moteros, con pronunciadas curvas y mucha pendiente.

"Quédate aquí y mira cómo quedo", le dijo Eric a su novia, que estaba ya cansada de ir en moto, tras detener su máquina en una de las curvas más espectaculares. "Pasó dos veces y a la tercera perdió el control de la moto y su cuerpo se coló por debajo de la valla de la carretera", recuerda Paloma en el mismo lugar del accidente, al que acudió una semana después con un grupo de amigos para depositar flores y llevar una foto de su novio, montado en su moto, que clavaron en el tronco de un pino de la fatídica curva. Fue su homenaje.

"No podemos negar que a Eric le gustaba correr, pero conocía muy bien sus posibilidades", afirma uno de los amigos del motorista.

"Fue culpa de la gravilla, eso fue lo que le echó de la carretera", añade Paloma. La valla contra la que impactó Eric actuó como un auténtico afilado cuchillo que seccionó casi totalmente la pierna del joven. Fue evacuado rápidamente en un helicóptero a un hospital de Barcelona, donde murió dos días después.

Antoni y José Ángel, miembros del Grupo Motard 150 de Molins de Rei, conocían a Eric y acudieron al emotivo homenaje que su novia y compañeros le rindieron el pasado domingo en la última curva que tomó el joven con su moto.

Estos dos expertos moteros no dudan de que el vecino de Esplugues de Llobregat estaría ahora vivo si se hubieran adoptado medidas de seguridad en las carreteras para reducir las consecuencias de accidentes como el padecido por Eric. De ahí su enorme desánimo y la tristeza.

"Ya no es sólo lo de las vallas, que te pueden partir el cuerpo en dos, sino que cuando no hay gravilla en la carretera, nos encontramos con una mancha de aceite o, lo que aún es peor, ahora hasta pintan las líneas sobre el asfalto con una pintura deslizante que te hace perder el control de la moto si pasas por encima", afirman José Ángel y Antoni expresando de esta manera su protesta.

Cuando se pregunta a estos aficionados a la moto por qué no buscan un circuito para hacer este tipo de exhibiciones o correr sin limitación, la respuesta es unánime.

"Eso sólo es para los que tienen mucho dinero. Montmeló cobra cincuenta euros por media hora de circuito y además debes llevar la moto totalmente sellada, MERCÈ GILI lo que vale también dinero, y a lo que hay que añadir otros 720 euros, que es lo que cuestan los dos neumáticos que dejas en el asfalto en esos treinta minutos de circulación".

Una vez escuchadas estas versiones, parece que para los moteros mortales la única opción que les queda son carreteras como la BP-1101, donde no se paga dinero por descargar adrenalina, aunque sí se juega uno el tipo. Y es que como dice uno de estos aficionados, "tal como están hoy en día las carreteras, sabemos cuándo salimos de casa pero no si volveremos".

Font: La Vanguardia Digital

  tancar històric  

Diputació de Barcelona